domingo, 19 de junio de 2011

PS

Me gusta la sonrisa que pone cuando me dice cualquier estupidez, sus ojos cuando me miran, sus manos, todo su cuerpo donde me perdería horas y horas... Me encanta todo él. Incluso cuando me saca de quicio, me encanta. Cuando se ríe de mi torpeza, o con sus estúpidas maniobras para ponerme celosa. Cuando se ríe si le digo tonto, estúpido, gilipollas... Hasta cuando se pone borde, me encanta. Me encanta incluso cuando me vacila, cuando nos decimos mil y un insultos de forma cariñosa, hasta cuando me ignora para que yo lo busque. Pero sin duda lo que más me gusta es quererle.



No hay comentarios:

Publicar un comentario